La validez Prima Facie y el principio de derrotabilidad de las normas jurídicas

José García Yzaguirre

Resumen


Las antinomias en el Derecho son naturales e inevitables. La coherencia del Ordenamiento constituye un mandato interpretativo a eliminar las contradicciones normativas cuando estas se presenten en un caso, mas no como un elemento constitutivo propio del Ordenamiento dado que no se ha creado ni es posible que sea coherente.

¿Qué sucede en un escenario en el que tenemos el deber de realizar una determinada acción u omisión, pero a la vez estamos dentro del supuesto de hecho de otro deber que nos ordena hacer exactamente lo contrario?, ¿cuál debemos ejecutar?, ¿deberíamos sufrir las consecuencias jurídicas derivas del incumplimiento del deber inejecutado?.

En las líneas siguientes nos proponemos explorar como la doctrina ha propuesto resolver esta problemática y finalizar como estas ideas pueden ser puestas en práctica.


Texto completo:

descargar artículo

Referencias Bibliográficas


1. MARTINEZ ZORRILLA, David. Conflictos Constitucionales, ponderación e indeterminación normativa. Marcial Pons. Madrid. 2007. pág. 216.

2. GUNTHER, Klaus. “Un concepto normativo de coherencia para una teoría de la argumentación jurídica”. En: Doxa. Nº 17-18. Centro de Estudios Constitucionales de la Universidad de Alicante. Alicante. 1995. pág. 284 y ss.

3. Como afirma el citado autor, “el proponente de una norma aplicable prima facie no defiende pues la validez sino la adecuación de la aplicación de una norma sobre la que se apoya un juicio particular”. Loc. Cit. pág. 287.

4. LOPERA MESA, Gloria. Principio de Proporcionalidad y Ley Penal. CECP. Madrid. 2006. pág. 268.

5. BERNAL PULIDO, Carlos. El Principio de Proporcionalidad y los Derechos Fundamentales. CECP. Madrid. 2003. pág. 630. Loc. Cit. pág. 462-463.

6. GUNTHER, Klaus. Ob. Cit. pág.284.

7. MARTINEZ ZORRILLA, David. Op. Cit. pág. 216-218.

8. Loc. Cit. pág. 217.

9. MORESO, Juan José. “Condicionalidad, Derrotabilidad y Conflicto entre normas”. En: Interpretación y Razonamiento Jurídico. Volumen I. Herminia Editores S.A.C. Lima. 2008. pág. 92-93.

10. Conforme a Carlos Bernal Pulido, BERNAL PULIDO. Op. Cit. pág. 645.

11. NINO, Santiago. Introducción al análisis del Derecho. Ariel. Barcelona. 1983. pág. 251.

12. STC Nº 06712-2005-HC. Caso Magaly Jesús Medina Vela y Ney Guerrero Orellana. En este mismo sentido se ha indicado que “la institución del domicilio en términos constitucionales debe ser entendida de manera amplia; por ejemplo, la habitación de un hotel constituye domicilio, la oficina particular donde una persona ejerce su profesión debe ser entendida como domicilio”. STC Nº 04085-2008-HC. Caso Marco Antonio Mendieta Chauca. F.j. 3.

13. Recomendamos revisar el texto de CARPIO, Edgar. “La Interpretación de los Derechos Fundamentales”. En: FERRER MAC-GREGOR, Eduardo. Interpretación Constitucional. Tomo I. Editorial Porrúa. Ciudad de México. 2005. pág. 321- 384.

14. GARCIA TOMA, Víctor. Los Derechos Fundamentales en el Perú. Jurista Editores. Lima. 2008. pág. 45.

15. STC Nº 02005-2009-AA. Caso ONG Lucha contra la Corrupción. F.J. 33.

16. Normativamente consagrado en el artículo 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos el cual prevé que: “Los Estados Partes se comprometen a adoptar providencias, tanto a nivel interno como mediante la cooperación internacional, especialmente económica y técnica, para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, reformada por el Protocolo de Buenos Aires, en la medida de los recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados”.

17. LOPERA MESA, Gloria. Ob. Cit. pág. 272.

18. Sentencia del Tribunal Constitucional Español (STCE) Nº 161/1997.

19. LOPERA MESA, Gloria. Ob. Cit. pág. 274, pie de página 26.

20. BOROWSKI, Martin. La estructura de los derechos fundamentales. Universidad Externado de Colombia. Bogotá. 2003. pág. 28. Resaltado es propio.

21. MEDINA GUERRERO, Manuel. La Vinculación Negativa del legislador a los Derechos Fundamentales. McGraw Hill. Madrid. 1996. pág. 79-81.

22. ATIENZA, Manuel y RUIZ MANERO, Juan. Ilícitos Atípicos. Sobre el abuso del derecho, el fraude a la ley la desviación de poder. Trotta. Madrid. 2000. pág. 125.

23. BUSTAMANTE, Thomas. “Principios, reglas y derrotabilidad, el problema de las decisiones contra legem”. En: BONORINO RAMÍREZ, Pablo. (editor). Teoría del Derecho y Decisión Judicial. Visto en: http://www.bubok.es/libros/175862/Teoria-del-Derecho-y-decision-judicial. pág. 206.

24. GARCIA FIGUEROA, Alfonso. “La incidencia de la derrotabilidad de los principios iusfundamentales sobre el concepto de Derecho”. En: Diritto & Questioni Pubbliche. Nº 3. Università degli Studi di Palermo. Palermo. 2003. pág. 197.

25. GARCIA FIGUEROA, Alfonso. Ob. Cit. pág. 215.

26. Citado por INES PAZOS, María. “Derrotabilidad sin indeterminación”. En: Doxa Nº 25. Alicante: Centro de Estudios Constitucionales de la Universidad de Alicante. 2002. pág. 441. La negrita es agregada.

27. Loc. Cit. pág. 442. Negrita es de origen.

28. Una exposición más elaborada puede ser encontrada en MARTINEZ ZORRILLA, David. Ob. Cit. pág. 219.

29. Término propuesto por Juan Carlos Bayon para expresar el “significado de una expresión deóntica usada para enunciar que cierta acción o cierta clase de acciones es obligatoria, o está prohibida o permitida de acuerdo a una norma o conjunto de normas dados”. Citado por RODRIGUEZ, Jorge. “La Derrotabilidad de las Normas Jurídicas”. En: Revista Isonomía. Nº 16. México. 1997. pág. 149.

30. GARCIA FIGUEROA, Alfonso. Ob. Cit. pág. 204.

31. INES PAZOS, María. Ob. Cit. pág. 452.

32. BAYON, Juan Carlos. “¿Por qué es derrotable es razonamiento jurídico?” En: Doxa Nº 24. Centro de Estudios Constitucionales de la Universidad de Alicante. Alicante. 2001. pág. 35-62.

33. Loc. Cit. pág. 40.

34. “Si no somos conscientes de la trascendencia jurídica que cierta circunstancia pueda tener como determinante una excepción, la cuestión de su presencia o ausencia en la situación que estas considerando nos pasa sencillamente desapercibida”. Loc. Cit. pág. 44.

35. Ibíd.

36. Loc. Cit. pág. 53-54. Negrita y cursiva son nuestras.

37. BUSTAMANTE, Thomas. Ob. Cit. pág. 208.

38. Ibíd. pág. 225.

39. Ibíd. pág. 226.

40. Ibíd. pág. 263.

41. ATIENZA, Manuel y RUIZ MANERO, Juan. Para una teoría postpositivista del Derecho. Palestra. Lima. 2009. pág. 234.

42. GARCIA FIGUEROA, Alfonso. “Neoconstitucionalismo, derrotabilidad y razón práctica”. En: CARBONELL, Miguel y GARCIA JARAMILLO, Leonardo (Coord.) El Canon Neoconstitucional. Universidad Externado de Colombia. Bogotá. 2010. pág. 251 y ss.

43. GARCIA FIGUEROA, Alfonso. Ob. Cit.pag. 262.

44. Para la vinculación entre derrotabilidad e indeterminación, es recomendable revisar el texto de RODENAS, Ángeles. “En la penumbra: indeterminación, derrotabilidad y aplicación judicial de normas”. En: Doxa Nº 24. Centro de Estudios Constitucionales de la Universidad de Alicante. Alicante. 2001. pág. 63-83.

45. RODENAS, Ángeles. Ob. Cit. pág. 73.

46. Loc. Cit. pág. 72

47. Citado por GARCIA FIGUEROA, Alfonso. Ob. Cit. pág. 265: Auto 785/07 del 18 de octubre de 2007 del juzgado de Primera Instancia de Sevilla.

48. GARCIA FIGUEROA, Alfonso. Neoconstitucionalismo y derrotabilidad, en: http://www.funciva.org/uploads/ficheros_documentos/1248355441_alfonso_garcia.pdf. pág. 3.

49. Ob. Cit. pág. 7.


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


 

Esta revista y sus contenidos están bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

 

Compártela en:

Google+   Twitter   Facebook 

 
Visita:
 
contador de visitas