Editorial

  • Christian Guzmán Napurí Universidad Continental

Resumen

La teoría económica ortodoxa, como presupuesto para el funcionamiento de la misma, consagra el axioma del “hombre económico”, entendido como el convencimiento de que el hombre actúa “maximizando beneficios y minimizando costos” en la toma de decisiones económicas. Es decir, actúa racionalmente al actuar en el mercado1. El acotado axioma, junto con el equilibrio del mercado y las preferencias estables, constituye la base del pensamiento económico moderno, en sus más diversas concepciones.

Publicado
2021-06-23
Sección
Editorial